Marcelo Motta


Marcelo Ramos Motta (27 de Junio de 1931 – 26 de Junio de 1987):

Marcelo Motta, también conocido como Frater Parzival, nació en Rio de Janeiro. Motta fue el producto de una estricta educación en la Academia Militar. Su padre, Samuel, fue un adherente del Espiritismo y de las obras de Allan Kardec, y su madre, Elzira, era Católica. Motta empezó a interesarse por el ocultismo a una edad temprana y empezó a leer las obras de Levi, Papus, Blavatsky y otros a los once años. Pronto desarrollaría cierto interés en los Rosacruces y se uniría a la AMORC. A los 17 años abandonó esta Orden y se unió a la F.R.A. de Krumm-Keller (Fraternitas Rosicruciana Antiqua). Justo antes de cumplir 20 años, Motta se fue de Brasil para avanzar sus estudios. Primero viajó a Portugal, y estando en Lisboa compró una copia de “La Gran Bestia” de Symonds, la cual leyó mientras viajaba, siendo esta su primera exposición a Crowley. En Europa Motta se encontraría con Krumm-Keller, hijo de Arnold Krumm-Keller, quien había estado a cargo de la Orden desde la muerte de su padre. Fue Krumm-Keller quien puso en contacto a Motta con Karl Germer. A los 22 años Motta se convertiría en su Estudiante personal y en miembro de la A∴A∴.

Motta regresó a Brasil en 1962 y empezó a publicar material thelémico en portugués. Sólo una publicación del Himno a Pan de Crowley de 1931 es anterior a los esfuerzos de Motta por traducir a Crowley al portugués. En 1978 Motta demandó a Grady McMurty por el control de la O.T.O., ya que él creía que el control de los derechos de copyright fue transferido a él tras la muerte de Germer. Al término del juicio, McMurtry fue galardonado con el control de los derechos. Sin embargo Motta continuó con su trabajo y fundó la Society Ordo Templi Orientis.

Tras su muerte por causas desconocidas, en las colinas de Teresópolis, sus discípulos se dividieron; llevando por sí mismos los mantos de su trabajo en la A∴A∴ y en S.O.T.O. La influencia de Motta es aún hoy patente en distintos grupos thelémicos, tanto en Estados Unidos como en Brasil, que reivindican herencia por su parte.